Solerias

Solerías

Las solerías son, en sentido amplio, el conjunto de materiales empleados para solar o revestir un suelo con pavimento. En Mármoles Martín Rubiño ofrecemos distintos materiales para solar cualquier superficie. Llámanos y te asesoraremos sin compromiso.

Desde la antigüedad se han aplicado piedras naturales labradas, pulidas y tintadas para solar viviendas, palacios, templos, lugares públicos, etc. Entre los pavimentos los materiales más típicos han sido la madera, la cerámica y las piedras naturales como el mármol y el granito.

Solerías de piedra natural

La piedra natural es un material de construcción muy apreciado por sus propiedades físicas y estéticas. La piedra ofrece un ambiente de elegancia y frescura. En Mármoles Martín Rubiño ofrecemos nuestros productos para solerías en diferentes formatos y grosores. Disponemos de baldosas de diferentes tamaños e, incluso, comercializamos grandes planchas para ofrecer un aspecto de continuidad.

Nuestros materiales

En Mármoles Martín Rubiño ponemos a disposición de nuestros clientes diferentes materiales como los siguientes:

Mármol

El mármol es un material que confiere una elegancia indiscutible. Por algo ha sido utilizado en la construcción de templos y de grandiosos edificios. El mármol que ofrecemos en nuestra empresa procede de canteras españolas y extranjeras de reconocida calidad.

Granito

El granito es ideal para suelos por la gran dureza y resistencia a la abrasión que presenta. El granito es una piedra muy versátil que permite una gran variedad de texturas, granulometrías y tonos.

Cuarzo

El cuarzo es un material noble que destaca por su gran dureza. Por ello lo recomendamos en solerías. Además, el cuarzo ofrece una gran versatilidad estética que nos puede convenir para algunos estilos decorativos.

Porcelánicos

Los porcelánicos son materiales muy divertidos que admiten una gran cantidad de estilos y colores para adaptarse a cualquier diseño. Además su bajo precio los hace ideales para solar grandes superficies. Por su lado, su propiedades físicas garantizan una resistencia y una durabilidad únicas.